Espere por favor ...

Inicio Noticias MENS Actualidad. UN ANÁLISIS DE SANGRE PARA DIAGNOSTICAR LA DEPRESIÓN

Noticias

Volver
MENS Actualidad. UN ANÁLISIS DE SANGRE PARA DIAGNOSTICAR LA DEPRESIÓN

En la práctica clínica no existe ninguna prueba biológica que determine con objetividad qué personas tienen depresión. El diagnóstico se realiza en base a los síntomas que el paciente describe en la consulta. Varios grupos de científicos están trabajando en la identificación de biomarcadores que ayuden a definir con más claridad a las personas deprimidas. Quizás, en un futuro no muy lejano, con un análisis de sangre puedan valorarse los niveles de estos marcadores y, por lo tanto, diagnosticar la enfermedad mental con mayor precisión.

Los últimos avances en este sentido los presenta un grupo de expertos de la facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern (Chicago, EEUU) en el último número de la revista Translational Psychiatry. Después de haber observado en ratones una serie de marcadores biológicos que distinguían a los deprimidos del grupo control, ahora también lo han comprobado en humanos, en un total de 64 personas (la mitad no tenía depresión).

Los investigadores analizaron los niveles de nueve marcadores. Concretamente tres ofrecieron resultados positivos: DGKA, KIAA1539 y RAPH1. Se mostraban significativamente más altos en los pacientes con depresión, incluso cuando ya no se consideraban clínicamente deprimidos. "Esto puede ser consecuencia directa o indirecta de una variación genética entre ambos grupos de estudio", señala E. Redei, uno de los autores del trabajo.

En este sentido, explica Jerónimo Saiz, jefe de servicio del Hospital Ramón y Cajal y presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud, al comentar este estudio, "se están haciendo estudios del genoma completo y cada vez cuentan con mayor número de muestras. Se están buscando variantes genéticas que puedan variar entre las personas con depresión y las que no la tienen", pero en esto el camino aún es largo.

Es verdad, agrega, que en la práctica clínica "sí tenemos necesidad de ayudas para hacer el diagnóstico porque, al final, cualquier tipo de patología depende de la observación de síntomas y lo que describa el paciente, lo que incluye un grado de incertidumbre notable". De ahí la importancia de este tipo de trabajos, que aunque no presenten ya un análisis de sangre real capaz de diagnosticar, sí va obteniendo más piezas de un puzle que se puede completar algún día.

En este caso, tal y como los propios autores advierten, el número de pacientes estudiados es "modesto". Hay que confirmar los resultados en trabajos con más población y comprobar la especificidad para la depresión, es decir, que se trate de un marcador de depresión y no de trastorno psiquiátrico.

De momento, los conclusiones son relativas. Pasa, por ejemplo, con el cortisol. El hecho de que en estudios de conjunto "se observen niveles de cortisol matutino más elevados en las personas deprimidas" no significa que suceda lo mismo en el caso concreto. Es decir, "no todos los deprimidos tienen los niveles altos", expone Saiz. Se trata de un marcador no fiable para el diagnóstico, como tampoco lo son otros como la serotonina, aunque sí se haya visto asociación.

Respecto a los tres marcadores encontrados por el grupo estadounidense, como argumenta el especialista español, "es una observación limitada y de un tipo de depresión de intensidad moderada. Aunque "el hallazgo es interesante" porque "estos tres marcadores son poco conocidos", cabe recordar que "encontrar una herramienta objetiva capaz de diagnosticar depresión no es tan sencillo".

Si esto ocurriera, "tendríamos un beneficio importante y nuestro diagnóstico estaría avalado". Además, "nos ofrecería orientación de cara al tratamiento y también a las causas". Fuente: El Mundo.

Subir
Acceso Usuarios Compartir esta página en
Diseño web Diseño web SGM