Espere por favor ...

Inicio Blog EL ABOGADO RESPONDE: Consejos para actuar ante un despido

Blog

Volver
EL ABOGADO RESPONDE: Consejos para actuar ante un despido

Estamos en tiempos de crisis, y por tanto, de despidos en las empresas. Despidos colectivos, objetivos, disciplinarios, unos procedentes, otros improcedentes... Con independencia del tipo de despido de que se trate y de su causa, conviene que el trabajador tenga en cuenta ciertas pautas si se encuentra con una carta de despido o simplemente con el anuncio verbal del superior jerárquico, realizado "in situ" y para su ejecución inmediata:

 

  • Mantener en todo momento la calma y evitar enfrentamientos o situaciones de tensión que puedan perjudicar el posterior ejercicio de los derechos correspondientes.

 

  • Siempre es conveniente, además de legalmente obligatorio, que el despido se comunique por escrito mediante la conocida carta de despido, en la que el empresario habrá de motivar detalladamente las causas que lo han provocado. El contenido de la carta variará según el despido sea por motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción, en cuyo caso, habrá de servir para su comunicación con el plazo de preaviso que prevé la Ley y el comienzo de un Expediente de Regulación de Empleo si es colectivo o la puesta a disposición del trabajador de la indemnización de veinte días de salario por año trabajado con un límite de doce mensualidades.

 

  • Siempre que se reciba la carta en mano y se requiera la firma por el trabajador de una copia para el empresario habrá de hacerse con la apostilla "No conforme", a los efectos de no asumir posibles renuncias para el ejercicio de derechos. Si el despido se comunica verbalmente será conveniente abandonar tranquilamente el centro de trabajo y requerir por un medio fehaciente a la empresa en el mismo día a los efectos de dejar constancia del hecho del despido y de su fecha de efectividad. La debida consignación de los motivos del despido en la carta es algo especialmente necesario para el empresario, dado que en un posible juicio no podrá alegar ninguna causa que no haya incluido en la carta de despido.

 

  • Con el despido, bien en el momento de ser comunicado, bien en un momento posterior, cabe la posibilidad de que nos hagan entrega del finiquito o liquidación salarial. Normalmente no es posible comprobar en ese momento si la liquidación es correcta, por lo que ante cualquier duda, la firma de una copia habrá de hacerse con la apostilla "No conforme", lo que nos permitirá comprobar con un Abogado si las cantidades están bien o no determinadas y reclamarlas posteriormente en su caso sin haber asumido renuncias de derechos o manifestaciones de estar totalmente liquidados sin nada más que pedir ni reclamar.

 

  • El plazo para impugnar legalmente un posible despido es de veinte días hábiles (descontando sábados, domingos y festivos) desde la efectividad del despido, es decir, desde el instante en que cesa la prestación de servicios en la empresa, lo que no necesariamente tiene que coincidir con la fecha de la carta de despido, que puede ser anterior o posterior. Antes del transcurso de este plazo, será preciso presentar solicitud de conciliación ante el SMAC (Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación), lo que suspenderá el cómputo del plazo para impugnar el despido, reanudándose al día siguiente de celebrarse el acto de conciliación en la fecha señalada por el SMAC por los días que resten, es decir, descontando de los veinte días hábiles los que hayamos tardado en presentar la solicitud de conciliación desde la efectividad del despido.

 

  • Si el acto de conciliación ha terminado sin acuerdo o no se ha presentado el empresario, será preciso presentar demanda de impugnación por despido ante los Juzgados de lo Social, reclamando lo que proceda, según que se solicite la nulidad del despido (en cuyo caso, tendría como consecuencia la readmisión) o la improcedencia (en cuyo caso, tendría como consecuencia la readmisión o la indemnización de treinta y tres días de salario por año con un límite de veinticuatro mensualidades) a opción del empresario. En caso de tener que reclamar cantidades salariales pendientes de liquidación, el plazo será de un año desde su devengo y habrán de reclamarse en una demanda distinta a la del despido.

 

  • Ante un despido siempre es recomendable seguir las pautas anteriores y consultar el asunto, lo antes posible, con un Abogado.

 

 

MENSLEGIS ABOGADOS Y PSICÓLOGOS.

Departamento Jurídico.

www.menslegis.net

menslegis@menslegis.net 

 

 

 

Compartir en:
Subir
Acceso Usuarios Compartir esta página en
Diseño web Diseño web SGM